Todos o muchos hemos escuchado de este concepto, pero en muchas ocasiones no comprendemos su contexto, sus mecanismos, ni su propia finalidad.

Sin dejar a un lado su significado conciso que en resumen podemos definirlo como la organización de las personas que se unen con el propósito de tener injerencia en aspectos públicos de toda índole. Revisaremos los 3 aspectos mencionados en el primer párrafo, que nos ayudarán a aclarar el propósito en general de nuestro concepto.

La participación social engloba diferentes actores como sus agentes ejecutores, personas como tú o como yo, que convergemos en un mismo ideal o un mismo propósito, que podemos estar agrupados en distintas organizaciones como lo son las de la sociedad civil, siendo estas las más numerosas y que conocemos como asociaciones o fundaciones, por otro lado encontramos sindicatos o los llamados movimientos, o en su defecto de manera individual en un grupo de amigos que nos reunimos propositivamente a discutir y actuar sobre temas de interés público y social. Esto da pauta a discernir clara y objetivamente el CONTEXTO del ejercicio de nuestras voluntades individuales y comunitarias. 

El contexto tiene que ver con el ¿por qué? y ¿para qué? de vincularnos  organizadamente, ya que buscamos causas a las cuales somos afines, estimulando nuestro ser social promoviendo en cada uno de nosotros el interés por ser parte de alcanzar una causa en particular que beneficie algún aspecto en el cual como sociedad podemos estar en desacuerdo o a favor, estancados o podamos mejorarlo.

Los MECANISMOS de participación tienen una gama muy amplia de posibilidades, más ahora con el uso de los medios electrónicos y las redes sociales, muchas personas comienzan a participar interactuando y difundiendo información, noticias o blogs como este, otros participan financiando la operación de las organizaciones, o apoyando en especie con productos o servicios que puedan ser dispuestos para alcanzar objetivos de las organizaciones y otros muchos participan en las acciones y operación como tal de las mismas.

Dependiendo de la naturaleza de cada una vamos a encontrar mecanismos varios para expresar y alcanzar metas: jornadas, colectas, intervenciones, talleres, convivencias, eventos artísticos, culturales o deportivos, encuentros con otras organizaciones, foros, capacitaciones, etcétera.

Respecto de la FINALIDAD y para ir concluyendo tenemos un universo de posibilidades que nos tomaría meses definir cada una de ellas y tan solo de las organizaciones más representativas de nuestro país, sin embargo podemos decir que como sociedad civil tenemos una enorme responsabilidad respecto de lo que ocurre a diario, no podemos atribuir exclusivamente nuestra realidad a las autoridades, el cambio comienza con uno, y somos muchos los mexicanos que deseamos ver un país próspero, progresista, unido, consiente, justo, equitativo e incluyente.

Un México dónde el vivir con valores se pondere por encima de buscar salidas falsas, un México de respeto, de solidaridad, de compromiso con él y con nuestros semejantes, una nación orgullosa del actuar de sus ciudadanos, donde mujeres y hombres convivamos con los mismos derechos, donde niños, jóvenes y adultos caminemos en la misma dirección hacia la reconstrucción de un país con sentido humano, un país con visión a futuro, con más aciertos que desaciertos, en donde podamos legar a la infancia mejores condiciones sociales y un panorama libre de violencia, de corrupción e impunidad, vanguardista y a la altura de los retos de la modernidad, de la globalización y de los modelos macroeconómicos.

Y así estimado lector espero haya sido de tu agrado y te expreso mi gratitud por haber concluido estas breves líneas conmigo tu servidor Chema Corte que se despide de ti reiterándote la seguridad de mi más atenta y distinguida consideración.

 

José María Corte García

Volver