Los vivimos día con día, están presentes en las conductas colectivas y tienen un impacto negativo en el razonamiento propio y en el detrimento de los demás. Un prejuicio lo podemos definir como una predisposición (positiva o negativa) hacia  alguna persona, elemento o situación.

Asociados a los aspectos físicos; maneras de comportamiento; credo y demás, los prejuicios se catalogan en diferentes tipos, como lo son raciales; de género; de orientación sexual; religiosos, ente otros, pero en esta ocasión abordaré los prejuicios sociales en medios electrónicos.

Los prejuicios han existido desde que el ser humano comenzó a vivir en sociedad, no obstante, en los últimos años se ha agravado el problema con la existencia y manejo indiscriminado de herramientas digitales.

Este uso indiscriminado en medios masivos de comunicación como la televisión, el cine y el internet, favorecen la propagación de prejuicios, dañando especialmente a los más jóvenes, que continuamente son bombardeados con información poco fidedigna afectando su percepción.

Medios de interacción social (Facebook, Twitter, Instagram), son el ejemplo perfecto del reflejo de la falta de reflexión y que dan pie a prejuicios sociales, a través de algunos contenidos que se comparten en internet.

La representación gráfica satírica que conocemos como meme, que en teoría es entretener, se utiliza en el deterioro del pensamiento crítico, pues al ser un producto digital, se consume inmediatamente sin que reflexione el usuario web, lo que ocasiona el traspaso de la dimensión digital a lo cotidiano.

Ciertamente, los prejuicios sociales son opiniones carentes de respeto, solidaridad, justicia (por decir algunos valores), que refuerzan los estereotipos y limitan la empatía de las personas.

Te exhorto a que desarrollemos nuestras habilidades socio-emocionales, que para que antes de emitir un comentario sobre una persona, lo pensemos no solo dos, sino las veces que sean necesarias con la finalidad de no dañar reputaciones.

Asimismo, te invito a que te deshagas de tus prejuicios, que tus relaciones se basen en los valores como el respeto, la solidaridad, la empatía, sin que los comentarios negativos de los demás influyan en tu percepción y relación con otras personas.

Erick Bruno Marcial. 

Volver